sábado, 25 de diciembre de 2010

LOS RECURSOS NATURALES EN JALISCO

El medio ambiente sigue siendo uno de los temas pendientes de atender, factores como la deforestación avanzada, el deterioro de los suelos y la excesiva contaminación del aire y del agua son renglones que los gobiernos han olvidado de forma recurrente.



En el trienio de 1986 a 1988 los gobiernos municipales de la zona metropolitana incluyendo Tlajomulco, impulsaron por última vez la reforestación en una forma consistente. Aunque cabe aclarar que se cometieron errores en las variedades de árboles plantados, que en muchos casos destruyeron banquetas y generaron plagas cuyos residuos dañan los vehículos. Una de las mayores necesidades en el estado y predominantemente en la zona metropolitana de Guadalajara es la recuperación de la vegetación. Debe realizarse asimismo un programa estatal de creación de parques, para preservar y proteger las diversas variedades de flora y fauna.



En su afán de hacer obra pública improvisada, el propio gobierno del estado se ha convertido en el mayor depredador de los recursos naturales, causando la destrucción de valiosos ecosistemas. Casos como las carreteras Mascota-Puerto Vallarta, Bolaños-Mezquitic y Autlán-Tomatlán en los que no se ha respetado la normatividad ambiental, son ilustrativos.



Uno de los elementos que más sufre del subdesarrollo y de la inconsciencia de los gobiernos es la contaminación de las aguas, que se presenta en prácticamente todos los ríos y mantos acuíferos del estado, empezando por la cuenca Lerma Chapala. La Zona Metropolitana de Guadalajara es el mayor contaminante de aguas, cuyos desechos van al río Santiago. Los contaminantes, algunos venenosos y cancerígenos de origen industrial, han acabado con la vida de los ríos.



En la cuenca Lerma Chapala, el Gobierno Federal y los gobiernos de los estados por los que cruza el sistema han establecido diversos convenios para la recuperación ambiental de la cuenca. La contaminación que generan los asentamientos humanos y los parques industriales desde el Estado de México es despiadada, agravada por los desechos locales. El Gobierno del Estado por su parte, no ha arrancado el sistema de tratamiento de aguas residuales de la zona metropolitana.



El 13 de abril de 1989 se firmó el Acuerdo de Coordinación para llevar a cabo el programa de ordenamiento de los aprovechamientos hidráulicos y el saneamiento de la Cuenca Lerma Chapala, teniendo como fin principal el desarrollo sustentable de la cuenca y la preservación del lago de Chapala. En 1991 se firmó el Acuerdo de Coordinación para la Distribución y Usos de las Aguas Superficiales por el Ejecutivo Federal y los gobernadores de los estados. En el año de 2004 se retomaron las acciones a favor del sistema, cuando se firmaron dos acuerdos, el de Coordinación para la recuperación y la sustentabilidad de la cuenca y el que reconoce a Chapala como Sujeto de Derecho y concede a los usos ecológicos igual peso que los aprovechamientos económicos. Se establece además que el lago nunca tendrá menos de dos mil hectómetros cúbicos de agua almacenada. Sin embargo las acciones continúan entrampadas.



Por su parte los ríos que anteriormente tenían sus causes arbolados y con vasta vida animal ahora son arroyos pestilentes que agonizan contaminados por los asentamientos que se localizan a su paso, así como por los desechos industriales. Otro caso lamentable es el lago de Cajititlán en el municipio de Tlajomulco, sin que autoridad alguna realice esfuerzo por salvarlo. El entorno de ese lago pudiera convertirse en un emporio turístico aprovechando sus edificios coloniales y la belleza natural que lo rodea. Un proyecto de recuperación del lago con la reforestación de las áreas que lo circundan, podría convertirlo en importante polo de atracción.



Dentro de las llamadas humedales destacan la Laguna de Sayula que se encuentra dentro de la cuenca Zacoalco Sayula y que comprende las dos grandes sierras de Tapalpa y El Tigre, con importante diversidad de vegetación y 132 especies de aves entre otros tipos de fauna. La Reserva de la Biosfera Chamela-Cuixmala ubicada en el estuario del río Cuixmala y las lagunas de El Corte y la Manzanillera, donde anidan diversas tortugas marinas, cocodrilos americanos, pumas, ocelotes y jaguares. La Laguna de Zapotlán ubicada en la parte más baja de la cuenca de Zapotlán y que alberga un número considerable de especies en peligro y la Laguna de Atotonilco ubicada en Villa Corona con especies amenazadas, entre otras.



Entre los recursos naturales que enriquecen al Estado se encuentra también la reserva de la biósfera de la Sierra de Manantlán con flora y fauna endémicas, especies amenazadas y en peligro de extinción. Reducto de las selvas que todavía en la década de los cincuenta eran de enorme extensión. Entre las Areas Naturales Protegidas destacan El Nevado de Colima y el Bosque de la Primavera, ecosistemas valiosos para la vida natural y humana del estado. Debe desarrollarse un programa integral de recuperación de los bosques de las zonas montañosas que la explotación irracional ha destruido y que convirtió extensas zonas de riqueza boscosa en áridas serranías, como es el caso de Jilotlán de los Dolores en el sur o los municipios del norte del estado.



El aumento constante de vehículos en circulación agrava severamente la contaminación del aire en las zonas urbanas. Modificar el hábito del uso del transporte privado por el del transporte público, es la primera condición para convertir las ciudades en espacios amigables. Es evidente la necesidad de crear primero un servicio de transporte público eficiente, limpio y atractivo para los usuarios.



Debe ser una preocupación básica de la sociedad recuperar la salud ecológica, misma que se manifiesta en el cuidado y mantenimiento de los recursos naturales. Sin embargo la responsabilidad de organizar recae en los gobiernos, a quienes se les ha otorgado los recursos materiales y jurídicos para llevar adelante la tarea de recuperar y proteger el medio ambiente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada